En la primera fase está previsto un tratamiento mecánico de los residuos, destinado a la separación del residuo sólido urbano en sus dos componentes, seco y húmedo, con recuperación de materiales ferrosos y no ferrosos.
Posteriormente, a través de un sistema más complejo y completamente automatizado se realiza un tratamiento mecánico y biológico (Mechanical Biological Treatment), integrado con una siguiente fase de refinación, destinado a la producción de combustible derivado de los residuos (CDR) para la fracción seca. Las operaciones principales son la apertura de la bolsa, la reducción volumétrica a un tamaño preciso, la separación y la criba.
Ambiente seguro de emisión cero
Un adecuado sistema de tratamiento de aire y de captación de los olores derivados de todas las fases de elaboración permite un recambio de aire de los locales de elaboración, que se mantienen a niveles bajísimos garantizando el respeto de las normas relativas a los ambientes de trabajo, como también la depuración de los contaminantes, entendidos como carga odorífera, antes de su emisión a la atmósfera.